La historia de la empresa colombiana, reconocida por su calidad y variedad en la preparación de hamburguesas, comienza el 8 de febrero de 1983, cuando en un local cerca de la Universidad Javeriana (que aún existe), iniciaron un restaurante de comidas rápidas que caracterizó su local con decoración mural tipo caricatura que mezcla el arte pop con el retro de una manera exitosa, llamativa y que ayudó a llevar la voz del sabor de las hamburguesas.

Su primer propuesta gastronómica en los años 80 fue la revolución de la presentación de la hamburguesa, ofreciendo hamburguesas bajo nuevas y creativas combinaciones que gustaron entre los clientes y generaron que la receta fuera imitada por otras empresas y otros emprendedores de la misma industria, pero logró mantener su identidad y sostenerse con el paso de los años y abriendo nuevos puntos en otras ciudades.

Su énfasis evidente es en el producto, ofrecen hamburguesas en puntos de venta de autoservicio, con llamativos nombres como es el caso de uno de sus productos insignia bautizada: La Corralísima Todoterreno en combo, que trae dos porciones de 1/4 de libra de carne de res asada a la parrilla, con tocineta, queso mozzarella, vegetales, pepinillos, salsa BBQ y aritos de cebolla como acompañante. Todo un escándalo para las amas de casa que consideran la comida rápida como falta de sazón, sabor y variedad. La hamburguesa triunfó y se quedó por culpa de empresarios aguerridos y atrevidos que abrieron sus ojos ante las oportunidades.

Aunque en el momento de su creación ya tenía en sus primeros años grandes competidores como Burguer King y Presto, sin embargo, la marca bogotana logró ser una dura competidora para las multinacionales del negocio de las comidas rápidas como McDonald’s, quienes aun sufren el peso de la marca en el mercado. Una receta que sigue triunfando a los lugares donde llega y un modelo de administración de los puntos que hace que cada punto genere grandes ingresos.

Ante la fuerte competencia y las nuevas oportunidades que se estaban dando en elmercado, la empresa opta por crear marcas propias que se distingan del producto original y tengan vida propia. Así es como se crean las marcas de restaurantes El Corral Gourmet, La Yarda y Beer Station, que funcionan bajo la razón social de Industria de Restaurantes Casuales Ltda (IRCL), que en el año 2012 obtuvo ingresos superiores a los 300.000 millones de pesos con un crecimiento del 15 por ciento frente al 2011, meta de crecimiento que ha mantenido en los últimos años. Además de su propio desarrollo natural, El Corral ha logrado establecer relaciones con una red cercana a los 4.000 proveedores y generar más de 3.000 empleos directos.

Fachada del primer restaurante ‘El Corral’ – Universidad Javeriana

Bajo el concepto de ‘La receta original‘ y la decoración particular de sus puntos de venta, la empresa logró abrir antes de cumplir sus primeros 30 años (2013) de operación más de 185 sedes propias en 30 ciudades colombianas y ha dado la licencia de franquicia a empresarios en Panamá (desde 2004 con 4 puntos), Ecuador (6 puntos), Chile (4 puntos) y otros 4 puntos en Miami desde el año 2013. Más de 200 puntos de venta activos hicieron pensar más en grande a la junta directiva, por lo que buscaron más financiación y expandir su red de venta a 400 puntos de venta en el año 2017 llegando a regiones en México, el Caribe, Argentina, Perú y Brasil.

La empresa que además apalancó también su crecimiento con la creación de otras marcas y franquicias. Primero desarrolló conceptos propios como El Corral Gourmet, Leños y Carbón y Leños Gourmet, a nivel de franquicias internacionales, trajo a Colombia marcas como Papa John’s (pizza), Yogen Fruz (helado de yogur), y Krispy Kreme (donuts).

En el año 2014, el Grupo Nutresa, una de las diez empresas más grandes de Colombia y el cuarto productor de alimentos de América Latina, decidió dar un gran salto en el negocio de comidas rápidas adquiriendo la marca al grupo económico que lo representaba, adquiriendo el ciento por ciento de la compañía Aldage Inc, con domicilio en Panamá, propietaria del Grupo El Corral. El monto de la operación ascendió a más de 830.000 millones de pesos (más de 400 millones de dólares).

Con esta compra, el Grupo Nutresa sigue con el plan de expansión de la marca y estableciendo nuevos negocios relacionados a este nuevo brazo del grupo empresarial. De acuerdo con sus últimos informes, la empresa ha establecido relaciones con Starbucks en Colombia y ha empezado la creación de nuevos puntos de venta relacionados con el café que produce el Grupo en sus tierras.

La adquisición del Grupo El Corral en el 2014 amplía la presencia de Grupo Nutresa en el segmento de consumo de alimentos fuera del hogar, el cual crece a tasas superiores a las de la industria de alimentos, y fortalece su estrategia de participar activamente en esta nueva línea de negocios, con marcas líderes y apalancados en su potente infraestructura en Colombia.

Comentarios

Related Post