Cada semana veo en las universidades o en la propia internet, convocatorias para que nuevos empresarios salgan a hacer más y nuevas apps. Si, esos activos digitales que ahora todo el mundo usa en sus celulares, son tan famosos por llevar a la vida ideas como Facebook, Twitter o Rappi, para el caso de Colombia. La verdad es que pensar una idea de negocio que funcione desde un celular, es un ejercicio muy costoso y muchas veces, puede conducir a una buena idea de negocio a un negocio que no genera rentabilidad por errores en su adquisición o contratación.

Para su mayor perplejidad, desarrollar o hacer una aplicación puede llegar a ser un costo tan alto como comprar un local comercial en un centro comercial, hay empresas o diseñadores de aplicaciones independientes que pueden llegar a cobrar más de 15 millones de pesos por hacer una aplicación sencilla y básica, o alcanzar más de los 65 millones de pesos solo para iniciar sus primeros meses de funcionamiento, sin tener en cuenta mantenimiento y actualización de la aplicación cada vez que Android o iOS cambie su estilo de funcionamiento. Es más, recuerde que con la salida de nuevos aparatos, las aplicaciones podrán ganar en funcionalidad con cada adelanto que se haga en el dispositivo.

Si está pensando que tiene tiene una buena idea y como esta de moda, lo quiere volver aplicación, lo empujamos a que repiense su idea y plantee nuevamente sus opciones de negocio, ya que un negocio virtual que dependa de una aplicación, no es tan fácil de diseñar, financiar y hacer que sea un negocio rentable para sus inversionistas. Tome esta recomendación muy en serio y revise su plan de negocio antes de firmar el desarrollo de una aplicación.

Ahora, si usted está empeñado en hacer que una aplicación sea la puerta de entrada a su mercado elegido, pues bien debe leer estos detalles que hemos vivido en carne propia y en la de nuestros clientes, ya que los costos de realizar una idea digital en un sistema operativo como Android o iOS, puede llegar a costar más de 12 millones de pesos (4.000 dólares americanos), dependiendo del nivel de complejidad.

Una aplicación no es el negocio

Recuerdan que Facebook arrancó en un sitio web con un servidor sencillo y muchas ganas de conectar gente a través de la internet y en diferentes lugares del mundo. Como ven, la promesa no ha cambiado, siguen siendo la red que más conecta usuarios en el mundo y no empezaron por hacer una Aplicación móvil para multiplicarse y llegar a la altura que tienen ahora.

Si lo que quiere es vender productos en línea, una aplicación solo le encarecerá el costo de salida de su producto al mercado y de acuerdo a nuestra experiencia, no es necesario arrancar con los costos más altos y más dudosos de recuperar como lo es una inversión en una aplicación que no sabemos si va a funcionar o no. Se imagina usted como empresario invirtiendo buena parte de su capital en una idea que es probable no funcione o despegue jamás!

¿Cuanto vale su idea de aplicación?

De todas formas no todo está perdido ante los costos y el desarrollo de ideas. Ya hay quienes han adelantado el trabajo y le puede ofrecer ya mismo plantillas de aplicaciones como Facebook, Uber o Amazon.

Es verdad, en ThemeForest podrá comprar por un precio sensato aplicaciones como carritos de compra, solicitud de servicios de taxi, ubicación de puntos de venta, chats de atención al cliente, videojuegos y demás ideas locas que ya se pueden comprar para ajustar a la medida de su negocio. Lo mejor es que podrá comprar la aplicación, descargarla, personalizarla, publicarla y ponerla a funcionar con la ayuda de los programas de desarrollo y tener aprobada su cuenta para publicarla en las tiendas correspondientes. Si quiere saber cuanto han pagado otros emprendedores por su aplicación, vea estos testimonios:

Florence French, COO Puntos Leal.  “Dependiendo de la complejidad del app, entre $18 y $30 mm”

Jaime Reyes CEO (Americas y el caribe) Houspoon “ Me parece mas eficiente integrar un desarrollador a la empresa, que trabaje por un sueño. En todo caso no pagaría más de 25 MM”

Oscar Quiroga CEO Kune “Tenemos una idea digital, pero no los medios para implementarla, el costo elevado para el desarrollo; en mi caso estuvo entre 65 y 85MM.

Esta última aplicación, como podrán ver en su página de Facebook, no logró salir al mercado y su idea, aunque muy buena, no funcionó del todo y debió desaparecer en poco tiempo. Haciendo uso de nuestra experiencia, habríamos recomendado la implementación de otro modelo de negocio antes que hacer una app móvil, ya que un simple carrito de compras en Prestashop o Magento, podría haber ayudado a evitar que la idea muriera tan rápido.

¿Qué se necesita para hacer una aplicación móvil?

Justamente se necesita más la idea que el medio. Es decir, es más importante que primero valide su modelo de negocio (investigación de mercado), y que confirme fuera de un ambiente digital que su idea sea rentable independientemente de la forma en que vaya a distribuir su producto, bien sea virtual, físico o de servicios.

Ahora, si su idea es hacer un videojuego, no necesitaría una investigación de mercado sino hacer pruebas de uso de su aplicación para saber si es lo suficientemente atractiva para quienes está dirigido. Igual, si no tiene claro cómo puede hacer para monetizar su idea, pues estaremos ante un elefante blanco que morirá irremediablemente.

¿Cómo contratar el servicio de desarrollo de aplicaciones?

Quien se embarca en la aventura debería tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Cotizar el desarrollo con diferentes empresas el valor de una aplicación. Aunque su idea de negocio sea muy innovadora y genial, tendrá que contarle a alguien, generalmente un tercero, la mayoría de las funciones que desea incluir y en ellas implícitas el modelo de negocio o las reglas que hacen rentable su negocio. Proteja su idea suscribiendo con su posible desarrollador una cláusula de confidencialidad y poniendo en claro qué se puede y qué no se puede hacer con la información que reciba esta persona. No todo es confidencial pero si debe ser aclarado qué es lo que debe saber el desarrollador para realizar su tarea. Pague justo.
  2. Firmar un contrato. Parece básico pero la adrenalina del emprendedor nubla su sentido común, en un negocio tecnológico la aplicación será el activo principal, no tiene sentido que su diseño no esté asegurado y “recontra” asegurado.
  3. Objeto del contrato. Una vez se ha estructurado la aplicación, se debe incluir un anexo en el que se explique detalladamente todos los aspectos de la misma como qué funciones y cómo lo hace, apariencia de la aplicación, sistemas operativos, entrega de prototipos de aplicación y fechas de entrega con actas de verificación. Junto con el contrato se registran todos los procesos con el arte final.
  4. Diagrama de proceso (sitemap). La aplicación y su diagrama de proceso deben quedar perfectamente explicados en el contrato ya que muchos de los inconvenientes se derivan de la falta de claridad al respecto.
  5. Tiempos. El desarrollo supone la participación activa tanto del desarrollador como del emprendedor, conviene establecer calendarios específicos y sanciones a la demora de cualquiera de las partes.
  6. Forma de pago. Para este tipo de contratación y por la extensión del proceso se suelen pactar 3 o 4 pagos para completar la tarea, las empresas que desarrollan aplicaciones siempre van a pretender el pago total antes de la publicación en las tiendas virtuales, nosotros seguimos recomendando que se deje un saldo para cuando la aplicación ya es descargable.
  7. Garantía de trabajo. Se debe pactar por al menos 6 meses, que cubra los errores en la funcionalidad de la aplicación, así como un tiempo en la resolución de dichos inconvenientes. Recuerde que los sistemas operativos cambian frecuentemente, si puede agregar a su empresa su propio desarrollador, este costo de desarrollo se verá reducido en el tiempo.
  8. Actualización y modificaciones. Ninguna aplicación en el planeta se queda en su versión 1.0 durante todo un año. El uso y el mercado van determinando los cambios necesarios, es fundamental que en el contrato inicial se pacte el valor de las futuras modificaciones, estos suelen ser establecidos en términos de hora de trabajo.
  9. Propiedad intelectual. Recuerde que la idea de negocio es suya, pero el código fuente que desarrolla esa idea es del programador. El encargo de una obra de desarrollo siempre supone la cesión de los derechos patrimoniales a quien lo encarga, recomendamos regularla pues es costumbre de los desarrolladores, que la cesión solo se perfecciona con el pago total, cuando es preferible para el emprendedor que sea inmediata.
  10. Arbitramento. Los jueces de Colombia son en parte los héroes de la patria, pero no entiende de aplicaciones y modelos digitales de forma que ante cualquier controversia es preferible que la solvente un experto escogido por las partes. Un árbitro, es más caro, pero es más rápido y seguramente entenderá más fácil del tema sometido a su juicio.

Si quiere más información sobre cómo podemos ayudar su negocio a ser más rentable digitalmente, puede buscar a nuestros asesores para una cita.

 

Comentarios

Related Post